Supersticiones.

Junio de 2.017, martes y trece.
Las supersticiones son creencias o comportamientos que creemos que nos traerán mala o buena fortuna basados en situaciones que no son demostrables científicamente, también se tratan de predicciones a futuro dependiendo de las circunstancias que nos ocurran, dichas predicciones pueden ser para buen o mal provecho. Todos estos hechos llevan un componente mágico o imaginario mediante una serie de actos de carácter esotérico realizados por personas que se auto proclaman augures o adivinos. Las religiones se quedan al margen de las supersticiones porque aunque los dogmas religiosos no se puedan demostrar mediante hechos científicos las supersticiones son ajenas a la fe.

Las supersticiones existen en cualquier cultura o país y en algunos casos son bastante comunes entre seres humanos de distintas partes del globo. Un ejemplo bastante claro son los números con la excepción que cada cultura tiene sus números de la buena o mala suerte, el mundo occidental el número trece se lleva la palma de tal forma que en algunos barcos u hoteles no existe el camarote 13 o la habitación 13, las rebautizan como 12 bis, podéis observar que no tengo nada de supersticioso ya que escribo el número trece sin ninguna clase de problema. El día de la mala suerte en el mundo latino es el Martes y 13 <<Ni te cases ni te embarques>>, en el mundo anglosajón es el viernes trece. Como contrapartida el número de la buena suerte en occidente es el siete. Japón tiene como número de la mala suerte el cuatro, sus razones tendrán. Los colores como por ejemplo el amarillo, los animales como el gato negro, la lechuza, las personas como los tuertos o los tartajas, los objetos también son objeto de la buena o mala suerte, si se te rompe un espejo tendrás no se cuántos años de mal fario, levantarse con el pie izquierdo es signo de mal sino e incluso pasar por debajo de la escalera puede traerte la desgracia a tu casa y los tuyos.

Antiguamente existían supersticiones por doquier. Por poner un ejemplo, los volcanes eran sitios donde habitaban los Dioses y el realizar ciertos actos encolerizaba a éstos, tormentas, tornados, cualquier acto que traía muerte y desgracia era causa de alguna clase de castigo divino por alguna clase de acto realizado no se sabe cuándo ni dónde, hoy en día sabemos que eso no es así, ¿o no? Por profesiones el mundo de la mar es de mucha superstición, tenemos que verlo como algo normal, son marineros que salen a faenar y que se juegan la vida. Los generales o los comandantes de ejércitos no se libraban de estos hechos, Alejandro Magno sacrificaba una vaca cada vez que empezaba una batalla para que luego los augures leyesen las vísceras, el Rey Leónidas de Esparta se dirigió al Oráculo de Delfos para consultar si debía ir o no ir a la guerra hecho que aconteció en la tan famosa batalla de las Termópilas, Julio César peleaba con una capa roja. Hasta hace no mucho tiempo las consultas a astrólogos y videntes en este terreno no eran muy raras. La astronomía y las astrología se escindieron en el siglo XVIII, no hace tanto tiempo. Esto nos indica que las supersticiones afectan a cualquier ser humano de cualquier época y clase social, incluso hoy en día a nuestro pesar. Es conocido y sabido que ciertas personas antes de realizar una inversión se dirigen a videntes para saber si van a tener una buena fortuna.

Cartas de Tarot.
Suelo pensar que los antiguos y no tan antiguos no eran precisamente personas supersticiosas, creo más bien que lo que ocurría era que desconocían totalmente el funcionamiento del mundo terrestre y plasmaban sus creencias, miedos e ignorancias en él. Los verdaderamente supersticiosos somos nosotros ya que tenemos los suficientes conocimientos científicos para saber que las estrellas, constelaciones, planetas y demás no afectan a nuestra vida cotidiana que los volcanes erupcionan debido a ciertos eventos que ocurren bajo la corteza terrestre y sabemos lo que ocurre con todos los fenómenos atmosféricos. Creer que una persona te puede leer el futuro echando unas cartas encima de la mesa o leyendo los posos del café me parece que es de gente simple o demasiado elemental o de personas desesperadas por alguna extraña razón.

De todas formas sigue habiendo personas en nuestro mundo civilizado y tecnológicamente avanzado de Occidente que se deja arrastrar por supersticiones sin ningún fundamento, se dejan aconsejar por videntes y quirománticos que les sacan los cuartos por no comentar que estar con personas altamente supersticiosas es complicado porque ni viven ni dejan vivir. A pesar de estas épocas la ignorancia y el desconocimiento lo seguimos arrastrando y algunas personas lo pagan con su dinero y en algunos casos con su vida, es triste. La entrada la comento por ciertas noticias que salen por televisión de personas engañadas por ciertas creencias que todavía se arrastran, solo mencionar que en África persiguen y matan a los negros albinos por una serie de creencias mágicas sobre su piel.

No tengo nada de supersticioso, se que por mucho que comparta las entradas cierto día a cierta hora voy a tener los mismos seguidores y visitas, por mucho que haga alguna clase de conjuro o pise la salida del portal de casa con el pie derecho no quiere decir que vaya a tener un gran día. Lo mismo sucede con los números, los colores, los animales y demás. Tampoco soy una persona maniática hago lo que hago porque debe de hacerse y si alguien trae buenas ideas las podemos aplicar, existen multiples combinaciones en la vida como para creer que lo que hago es lo mejor.

Y como siempre, ¿sois supersticiosos? Coméntame.

Crédito de cartas de Tarot:
De Bonifacio Bembo (original) - http://de.wikipedia.org/wiki/Bild:Viscontisforzatarot.jpg, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=323393

Entradas más visitadas.

La Navidad.

Año Nuevo, ¿Vida Nueva?

Animales y mascotas.

ELLA.

VIOLENCIA.

Enfermedad.

El tiempo.

La amistad.

Observando las estrellas.