Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2018

Karoshi.

Imagen
Siempre he comentado desde estas líneas que sigo los consejos, ejemplos, de personas que llevan más tiempo que yo en esto del mundo de la escritura. Evidentemente siempre hay que buscar referencias y saber por dónde anda cada uno. Consejos los hay de todos los tipos principalmente los clásicos, mucha lectura, mucha escritura, cuida la ortografía y la sintaxis, repasa lo escrito; incluso consejos del tipo, haz deporte, sigue una dieta sana … vamos el típico mens sana in corpore sano … pero hay algo de lo que no nos dicen cuando estas personas hablan cuando las entrevistan: EL DESCANSO. Si, así lo escribo con letras mayúsculas. EL DESCANSO quizá sea lo más importante que una persona puede hacer en cualquier clase de trabajo, no solo descansar sino desconectar. No es que sea importante es totalmente necesario y no sé si por las épocas tan extrañas que vivimos o por querer dar una imagen de trabajo continuo siempre se lo saltan, parece que tienen miedo del que dirán y es algo muy importa…

Cuidado con el exceso de trabajo.

Cansancio.
Bailan las letras no lees bien te falla la cabeza no sabes el por qué.
Trabajas demasiado sin darte cuenta no calculas el rato cansancio no aparentas.
Tecla tras tecla, pantalla tras pantalla, acelerado observas te das mucha tralla.
La mente no se cansa, eso es lo que crees, solo el cuerpo descansa el error no lo ves.
Trabajas todos los días solo usas la cabeza haces hasta poesías con gran presteza.
Estas irritado te enojas por nada demasiado excitado la ansiedad te atrapa.
Un día cualquiera sin previo aviso te vienes abajo, caes al piso.
Mareos sientes ansiedad padeces vértigos tienes con dolor languideces.
¿A qué viene este mal? ¿Qué es lo que ocurre? ¿Qué he hecho mal? ¿Por qué todo me aturde?
Piensas un poco te das cuenta del error no sientes ningún gozo lo que sientes es el terror.
El cuerpo te advierte que debes descansar esto es lo que tiene muy a tú pesar.
Del smartphone olvídate desinstala aplicacio