Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2019

Somos humanos.

Imagen
Humanos.
Somos humanos animales erguidos, seres imperfectos cómo este poema.
Pensamos, creamos, razonamos, solo algunos.
Hombre y mujer más bien parecidos a veces iguales y complementarios.
Curiosos, creativos, imaginativos, de vez en cuando.
Capaces de lo grandioso y de lo pésimo, de grandes gestas y grandes calamidades.
Carne y hueso, vísceras y neuronas, piel y músculo, sangre y semen.
Animales gregarios de distintos idiomas, distintas políticas diferentes credos.
Cincelamos estatuas, pintamos cuadros, creamos música, levantamos estructuras.
Contradictorios, incapaces, diferentes, dispares.
El color de la piel nos separa, pero el ADN nos une.
Sanguinarios,

Viaje con nosotros.

Imagen
-¡Aaaaayyyyyy, Manolo! Mira el Mercurio … mira el Júpiter -chillaba Lola mientras pasaba las páginas por la pantalla de su portátil viendo viajes y destinos a ciertos lugares del Sistema Solar.
-¿Cuándo me vas a llevar de vacaciones? Recuerda que no fuimos de viaje de novios. ¡Mira! El Saturno y sus anillos, vamos decídete hombre -habló Lola a Manolo con voz de ruego mientras miraba la olopantalla sin hacer demasiado caso a su mujer bebiéndose el último trago de lo que quedaba de su vaso de cerveza.
-Mira las ofertas que tienen. Vacaciones en el Marte … Visite los planetas interinos … Crucero por la lunas galilealeanas … o algo asín … Viaje de novios a los anillos del Saturno y alguna de sus lunas como Titan.
Lola literalmente chillaba a su marido Manolo que rascándose con la mano su barriga cervecera no la hacía ni el más mínimo caso. Manolo se enderezó un poco, y estirando el brazo colocó el vaso en el mueble bar. Automáticamente del sifón cayó un chorro de cerveza bien fría. Cuando el…

Ojos color miel. Novela completa.

Imagen
Capítulo 1. -¡Nos hemos perdido, ¿verdad?! ¿Estás segura de por dónde vamos? -preguntó Elena con cara de enfado mientras miraba por el cristal del vehículo. -No, no estamos perdidas, vamos en la dirección correcta para algo tenemos los mapas y la señal del satélite. Ten un poco más de confianza, mujer -respondió Lorena con tranquilidad. El vehículo todo terreno circulaba no a demasiada velocidad dando pequeños botes por un camino de tierra sin ninguna clase de asfaltado ni señalización que atravesaba un bosque. A medida que avanzaba iba dejando una nube de polvo por detrás de lo seca que estaba la vereda. Era un día de Sol y calor, no había ninguna nube en un cielo por lo demás completamente azul. No se escuchaba el sonido de ningún insecto ni de ninguna clase de animal, no corría ni una sola brizna de un aire que sofocaba y asfixiaba, aunque ellas no pudiesen notarlo desde dentro del vehículo.
-Pero, ¿quién puede vivir en este olvidado lugar? -habló Elena en tono de protesta-. Desde que …