Entradas

Mostrando entradas de junio, 2019

Espejos. Capítulo 10.

Imagen
Capítulo 10. El regreso.-Dos semanas, y no me han dicho nada de nada sobre el estado de Aedeon -habló con desesperación Antonio sentado en la sala principal mirando hacía la ventana.
La falta de información era absoluta, y no se había producido ninguna conexión con él desde la ultima vez que habló con Agurín. La puerta de la sala de curas permanecía herméticamente cerrada, Antonio se estaba preparando para lo peor.
-Tendré que tener unas palabras con la persona que contacte de nuevo conmigo …
-¿Qué palabras? -escuchó una voz que venía desde la entrada de la sala sobresaltándolo mientras hablaba en voz alta cortándole el argumento.
Antonio dio un bote en su asiento poniéndose de pies mirando hacia la puerta, había colocado la butaca de espaldas a la entrada. Tenso, se quedó mirando a la figura que veía en la puerta de la sala. Tardó en reconocer a la persona que veía.
-¡Aedeon! -gritó de júbilo Antonio.
Se dirigió hacía ella para darla un abrazo, pero ella con un gesto de la mano le detuvo.

Espejos. Capítulo 9.

Imagen
Capítulo 9. Curando las heridas.Instantes después el espejo les devolvió a su universo base siendo escupidos de una manera muy violenta cuando regresaron. Lanzados a lo largo de la habitación, cayeron de bruces violentamente golpeándose varias veces a lo largo del cuerpo. Segundos después el espejo se desconectó como de costumbre volviendo a su funcionamiento normal. Ambos se quedaron tendidos en el suelo durante unos momentos, Antonio dolorido y todavía consciente se giró mirando hacia dónde había caído Aedeon que permanecía inmóvil. La sensación de mareo y vértigo que tenía Antonio era espantosa, pero aún así empezó a arrastrase con un gran esfuerzo dirigiéndose hacía dónde permanecía Aedeon tirada boca abajo aparentemente inconsciente. Al llegar dónde estaba Aedeon la dio la media vuelta sujetándola la cabeza.
-¡Aedeon! … ¡Aedeon! -gritó muy nervioso Antonio-. ¡Por favor! Dime algo … dame una señal …
No hubo respuesta de ella y ni la más mínima mueca, permanecía inerte e inconscient…

Espejos. Capítulo 8.

Imagen
Capítulo 8. Infiltraciones. Una mujer de rostro envejecido se veía en la pantalla.
-La situación es verdaderamente complicada en la Central -habló con tono severo-. Deberás dejar por un momento la misión, y regresar aquí cuánto antes para poder ayudarnos a encauzar lo sucedido. Debemos de parar esta situación en el menor tiempo posible, hemos cancelado las misiones de todos los agentes para poder enfrentarnos a esta terrible amenaza. Pensamos que tenemos una quinta columna dentro de la central y debemos de saber de dónde proviene todo esto.
-Rompería el protocolo si le dejase aquí abandonado -respondió Aedeon-. No está preparado para enfrentarse al enemigo si este le localiza, demasiada suerte hemos tenido con encontrarle. Sabe demasiado de lo que ocurre con los transportadores, y aunque ha avanzado mucho no es suficiente. Sería peligroso para él y para nosotros dejarle en este universo. Te recuerdo que no es el lugar más apropiado para que pueda quedarse solo, y que además no sabe maneja…

Espejos. Capítulo 7.

Imagen
Capítulo 7. Preguntas y respuestas. Antonio siguió al pie de la letra las instrucciones recibidas de Aedeon, le costó mucho encontrar el sitio de la cita ya que el lugar era totalmente extraño para él. El potente brillo del sol le deslumbraba, las calles estaban vacías y sin seres humanos, no había ninguna clase de circulación de vehículos, todo ello le desconcertaba. Avanzaba a paso lento, muy lento, se sentía mareado y agobiado por todo a su alrededor. Finalmente llegó al lugar acordado, o por lo menos eso era lo qué él creía, se sentó en uno de los asientos de piedra del lugar, y esperó. Notaba el asiento muy mullido a pesar de parecer de piedra sólida, estaba observando todo a su alrededor para ver por dónde venía la mujer.
-Ha llegado tarde -escuchó Antonio a sus espaldas.
Antonio sorprendido giró la cabeza y vio la figura de una persona, tuvo que ponerse la mano delante de los ojos para intentar mitigar el brillo del sol, apenas podía ver.
-Perdone, pero tanto brillo me deslumbra dem…