Entradas

Última entrada.

Volver a rimar.

Volver a rimar es bastante sencillo no se logra olvidar aún cueste poquillo.
Es como andar en bicicleta, lo que no se olvida nunca. Lo mismo pasa con un poeta algo que no se trunca.
Lo dejé hace tiempo, no recuerdo el por qué, y sin ningún contratiempo regreso al pecé.
Me viene la inspiración allá dónde esté un momento de visión que me coge a contrapié.
Por la calle andando, un café tomando, puede que cocinando o incluso soñando.
Esa puerta se abrió y ya no se cierra, empecé con el do, ya nadie me encierra.
Pasaré de nuevo con algún soneto, a todo me atrevo no es ningún secreto.
Hasta la siguiente oda a aquello que crea, se despide un rapsoda buen día os desea.

Reencuentros.

Un pequeño paréntesis.

Tiempos convulsos.

Sobre gustos no hay nada escrito.

Cambio climático, ¿o no? II

El cambio climático, ¿o no? I

Abducciones II.