La justicia.

Para mi entender la justicia son un conjunto de leyes que regulan la convivencia entre seres humanos, los comportamientos más díscolos deben de ser juzgados y castigados para que la mayoría de las personas entendamos que ciertos comportamientos no se deben de realizar ya que hacen un daño a otras personas a veces irreparable. Aunque para condenar ciertos comportamientos tenemos la tan denostada ética y moral parece ser que en los últimos años dichas costumbres y normas, porque de eso se tratan, están en franca decadencia en este mundo que nos toca vivir. Ahora la justicia se está convirtiendo en el último bastión del comportamiento humano y creo que no es la solución. La educación, el respeto, la condena social, el tener ciertos valores son las primeras barreras para intentar evitar llegar a la última barrera que es la justicia o los juzgados.

Naturalmente todo lo que voy a reflexiona se debe de ver desde el punto de vista de un estado de derecho moderno. Con otra clase de gobierno, una dictadura, estado religiosos o en otra clase de estado, nación o imperio nada de lo que diga sirve para nada ya que la justicia estaría corrompida por el mismo gobierno o por personas cercanas a ello, dicho ésto continuo.

Las leyes son esa parte de la justicia que muchas veces no entendemos ya que las aplicaciones de esas leyes dependen de otras personas, los llamados jueces, que no son más que personas que después de estudiar no sé cuánto tiempo para acceder al puesto aplican con su sabiduría dichas leyes. El problema de todo ésto es que quedamos al arbitrio de seres humanos como otros cualesquiera que tienen sus fobias, filias y demás, no son personas que se aíslan en una burbuja y que luego aplican las leyes sin ton ni son. Son personas tan humanas como cualquiera de nosotros, con sus quehaceres diarios y sus sinsabores y no son infalibles. La justicia se representa alegóricamente por una mujer con los ojos vendados, con una balanza en una mano y una espada en la otra, la frase la justicia siempre es ciega o tiene los ojos vendados es típica.

Las leyes varían de un país a otro y la aplicación del castigo también dependiendo de muchos factores, cultura, sociedad, política, usos y costumbres así que muchas veces no entendemos lo que pasa en otros países simplemente porque se vive de manera diferente. También las leyes deben de variar de unas épocas a otras ya que la convivencia y el andar de la sociedad no es el mismo, sé que existen leyes vigentes en este país desde el siglo XIX y que nadie las deroga o las moderniza y creo que es un gran error, no me gustaría ser juzgado por quebrantar una ley del siglo XIX, ¡ojo, que puede suceder! La ley es igual para todos o el desconocimiento de las leyes no eximen de su cumplimiento son dos de los axiomas modernos que diariamente nos machacan, lo que parece que no se dan cuenta es que las épocas cambian y los usos y costumbres también. Los legisladores deben de modificar, cambiar y avanzar las leyes porque la sociedad en su conjunto avanza y las relaciones entre personas también cambian con ellos.

La ley y el sentido común deben de ir juntas de la mano, cuando el sentido común se aleja de las sentencias judiciales algo no anda bien en este occidente. Los políticos y los jueces deberían de acercarse más al pueblo y entender lo que ocurre, desde hace algunos años estoy notando un alejamiento entre estos dos entes y lo que sucede en la calle. Parece ser que gobernar se ha convertido en cumplir con una hoja de cálculo dónde todos los números deben de estar en verde y legislar en una especie de cálculo matemático donde sabiendo las leyes que tenemos y dependiendo de lo que hagamos, colaborar con la justicia, arrepentirse, reparar el daño causado y alguna cosa más tendremos más beneficios legales o menos. Esto no debería ser así pero es la manera en la que está montado el negocio, los juzgados parecen una tómbola.

Todo esto viene a cuenta de una serie de sentencias judiciales que se están produciendo en este país en los últimos años, sobre todo las últimas. Son difícilmente entendibles las sentencias que se aplican en los casos de abusos sexuales o violaciones a mujeres, no soy abogado ni lego por supuesto, pero cuando una serie de hombres aprovechando su número y fuerza fuerzan a una mujer, hablo de penetraciones sin preservativo por doquier, y son condenados por abuso sexual en primera instancia y no por delito sexual, antigua violación, me pregunto en dónde está el límite entre una actitud y la otra. Esta sentencia en mi ha generado mucha confusión porque las leyes y su aplicación también rigen y modelan la forma que tenemos todos de relacionarnos entre nosotros, ¿cuál es el límite del consentimiento? ¿Cuándo considero que una mujer quiere yacer conmigo? Con un simple no, ¿ya no vale? ¿Qué se considera intimidación? ¿Qué tiene que hacer una mujer para demostrar su defensa?¿Cuál es el número de personas necesarias, fuerza, tamaño? ¿En qué cantidad? Más de cuatro, cinco, seis personas, metro ochenta o noventa, noventa kilos de peso o cien y por no seguir. ¿Dónde está la diferencia entre abuso y delito? ¿Es lo mismo magrear, sobar, rozar que penetrar forzando a una mujer? La confusión que tengo es clara.

La verdad que es un asunto que me perturba bastante ya que como he dicho las leyes ponen los límites a ciertos comportamientos y con esta clase de sentencias uno desconoce cuales son los límites tanto para un bando como para el otro aparte de generar indefensión. Las protestas y la incompresión en la calle han sido multitudinarias luego algo ocurre con los jueces y la calle, mientras redacto esta entrada la ONU y el parlamento europeo han llamado la atención a España sobre este hecho, luego algo pasa en este país con las instituciones judiciales.

No es por ponerme medallas pero ésto lo veía venir desde hace tiempo porque en este país hay un derrumbe ético y moral que se arrastra desde hace décadas y antes que esta sentencia ha habido otras y no quiero enumerarlas que desde luego te hacen plantear en que clase de país vivimos, al fin y al cabo todos tenemos familiares femeninos y lo que no quiero para los míos no lo quiero para los demás.

Bueno, ésto es lo que hay por ahora. Pienso que es la entrada más dura que he realizado pero como este blog es una especie de diario tengo que compartir situaciones en el país que a mi también me afecta en el convivir diario, no nos debemos de esconder. Como siempre espero vuestros comentarios, tengo curiosidad al respecto, un saludo a todos los que me siguen y a los que no también.

Lo más visto del mes.

El hombre y sus circunstancias.

Mi primer soneto.

Poemando que es gerundio.

Se nos fastidió el día.

Estudiando poesía.

Solo era una sombra.

Mi autobiografía.

Modales.

Amar, querer, enamorarse.