Bilbao y su historia.


Breve historia de Bilbao.

Año mil trescientos, nace con gozo
de una sucia, pobre aldea pesquera
para poder salir de enorme pozo
para pagar menos cargas siquiera.

Entre el valle y la montaña encajada
puedes hallar una robusta villa
en el norte de España colocada
que con enorme fuerza vital brilla.

Don Diego López de Haro le da carta,
el Peón del Rey, Señor de Vizcaya.
El Rey por ser un intruso le aparta
porque se muestra como una cobaya

El germen del nombre se desconoce,
¿cómo unión de dos poblados surgió?
¿Cómo zona de buen vado emergió?
Al final por Bilbao se conoce.

El bocho como gentil mote lleva
por estar metida en un agujero.
El clima de aquí no es buen compañero
lo que de grave problema conlleva.

Atravesándola de parte a parte
la Ria del Nervión calmada circula.
Un copioso caudal de agua comparte
que hacía el océano inmenso rula.

Formado Consulado en mil quinientos
para negocios de altos capitales.
Capital de Vizcaya en mil seiscientos
porque exigen ganar más gananciales.

Desde entonces conserva historias largas
de gran sufrimiento y penalidad.
Guerras, crisis, invasiones amargas
se enfrentó a todo con tenacidad.

Llegó el Gran Emperador Bonaparte
para Francia poderte anexionar.
Te arrasaron todo de parte a parte
para luego tu honra recuperar.

Llegaron infames guerras civiles.
Las tres guerras carlistas soportando
pero ante la última de las más viles
te rendiste ante el caudillo llorando.

Reinventado como centro industrial,
el acero y el carbón lo trabajaste
de polución y mugre te llenaste
para acabar en centro comercial.

Llegó la quiebra acabado el acero
quedó lo plomizo y contaminado.
Pasando el tiempo fue todo lavado
abrazando un Bilbao lisonjero.

Bilbao es de ciudades renovadas
tu pretérito industrial ya no existe
aún así tu espíritu persiste
dejando a las visitas fascinadas.

El museo Guggeheim es tu emblema,
Vizcaya lo vertebra el suburbano,
el Nuevo San Mamés no se hizo en vano
y al nuevo Bilbao le haré un poema.