Eterno.


Eternamente.

Tu rostro de semblante descarado,
tus ojos de mirada penetrante,
tu cabello azabache relumbrante
obran que permanezca enamorado.

El aroma de tu piel embriagadora,
tu cuerpo firme como el alabastro,
tu figura espléndida como un astro
hacen que te encuentre arrebatadora.

Tu manera de hablar pura elocuencia,
tu expresión es sencilla poesía,
el timbre de voz pura melodía,
logran que me alcance la gran demencia.

Tu carisma brilla como una estrella
simpatía que a raudales derramas,
donaire por dónde vayas desparramas
consiguen de mi que te encuentre bella.

Eternamente prendido de ti,
eternamente hechizado por ti,
eternamente impaciente de ti,
eternamente extasiado de ti.

Para los curiosos, este poema lo he tardado en hacer 90 minutos.

Bilbao 1 de junio del 2.018.