La Orden de los Pobres Compañeros de Cristo y del Templo de Salomón.


CABALLERO TEMPLARIO.
(1)
Monje de la Orden del Temple mandado,
sacerdote guerrero milagroso
en conjunto de lo más poderoso,
hidalgo pobre de Cristo mentado.

Esclavo, siervo de Dios y cruzado,
monje guerrero feroz portentoso
vistes con cruz paté y manto lechoso
con votos religiosos ordenado.

Ungido a Dios y a la Virgen María
a pesar de que escudo y espada portas
a Dios rezas siete veces al día.

Ninguna mesura y aseo comportas
no pudiendo practicar cacería
pero al endeble tu socorro aportas.

(2)
¡Dios lo quiere! Monumental emblema.
Partes a Jerusalén, Tierra Santa,
a cortar al musulmán la garganta
protegiendo al cristiano de blasfema.

La fortaleza buena estratagema
y la muerte en batalla te agiganta
aunque a Saladino eso no le achanta
poniéndote con tremendo dilema.

La envidia que tus éxitos generan
serán la causa de tu destrucción.
Monarcas y ricos no te veneran

buscando malamente tu inacción.
Finalmente en la hoguera te incineran
quedando como mito y tradición.