El sufragio universal.

Sobres electorales.

Elecciones.

Se trata del sufragio universal
de nuestra era el más grande paradigma,
fenómeno de cátedra mundial
más que a alguien le sugiera gran enigma.

Ocurre cuándo llegan elecciones,
y del tipo que sean les da igual,
se observa unas curiosas situaciones
creadas de manera impersonal.

Asoman cuál auténticos posesos
sin que sepas de quién demonios son
porque de nuestros votos viven presos
y los piden con grande pretensión.

Políticos que llegan en tropel
envueltos con algún extraño encanto
que sin darte el más mínimo cuartel
te siguen con aspecto de buen santo.

Se engalanan con unos bellos trajes
bordándose con típica sonrisa,
hablan unos fantásticos lenguajes
andando entre la gente, y no deprisa.

Te ofrecen bajar todos los impuestos
y que más van los ricos a pagar,
lo incluirán en cercanos presupuestos
con pensiones que quieren aumentar.

Trabajo, la vivienda y sanidad
se comprometen para todo el mundo
aunque pecan de indigna vanidad
dejándonos un tris meditabundo

A los bancos los quieren facturar
con enormes tributos onerosos,
tecnológícas vayan a pagar
que pretenden vivir cuál presuntuosos.

Critican sin piedad a sus rivales,
más de lo suyo no comentan nada
y usando tesis poco originales
lo que importa lo dejan de pasada.

Pero ésto parece una gran subasta
dónde hay una compraventa vil de todo
detenerlo, y decir que ya les basta,
no podemos seguir de cualquier modo.

Un buen domingo todo el mundo vota
cada uno en su colegio electoral
cada habitante como un buen patriota
haciéndolo como algo natural.

Se dicen al final los resultados
en dónde triunfan todos los partidos
aunque los datos sean impensados
y los votos estén bien repartidos.

Cuándo acaba esta auténtica locura
se van con jubilosos hasta luego
mandándonos a buena gran ventura
y dónde dije digo, digo Diego.

Comentarios