Balance.

No pierdas la esperanza en un futuro mejor.

Cuándo acaba un año solemos hacer un rápido balance de lo que ha sucedido, suelen aflorar temas personales, laborales o sentimentales, aunque cada uno añade unos u otros dependiendo de su vida. Viendo globalmente el año no creo que me pueda quejar aunque tampoco creo que pueda alegrarme demasiado. Pensándolo mejor, creo que todo esto lo hago porque me encuentro justo en las vísperas de mi cincuenta cumpleaños y es una edad que es digna de reflexión y balance. Supongo que ya han transcurrido dos tercios de mi vida y hacer una especie de inventario creo que no viene del todo mal aunque me centraré más en el año ya vencido.

Empezando por el tema sentimental creo que sigo con encefalograma plano, es decir, nada de nada. Estoy inapetente, no acabo de convencerme de nada ni de engancharme, si es que se me permite la expresión, a ninguna mujer. Creo que esta situación se debe a una suma de factores que no son demasiado favorables para mi. Los años de soledad que llevo y el aislamiento al que me he sometido durante los últimos años debido a ciertas circunstancias personales no ayudan para ello. El trabajo que llevo, bloguero, escritor, astrónomo, no es algo que se valore demasiado y además si sumamos que mis circunstancias económicas no son las más bollantes, pues que más quieres Manuel. A estas alturas de mi vida ya no exijo nada a una mujer, no voy a ser el primero en nada y ni falta que me hace. Todas ya tiene una maleta de viaje, niños, separaciones, relaciones anteriores, trabajo y demás, con tal que no vengan demasiado averiadas me conformo, y con ganas de … pasárselo bien.

El tema laboral es lo que veis en estos blogs. He avanzado muchísimo y ando enfrascado en una novela que no sé por donde va a salir. Contento estoy de todo esto ya que se me abre un futuro bastante esperanzador que será todo lo duro y obscuro que queráis pero creo que puedo afrontarlo con garantías. Seguiré con la astronomía y con mis poemas, no he dejado de versar simplemente mi novela me está ocupando mucho tiempo. Creo que mi antiguo pasado laboral quedará en mi mente y en mi curriculum para él que quiera saber de mi. He llegado a la conclusión que ese pasado me viene muy bien para escribir mis novelas ya que son unas experiencias que no están al alcance de demasiados escritores, ya veremos.

Personalmente me encuentro bien, la analítica no ha dado problemas graves tan solo comer algo menos para perder algunos quilos de más, este trabajo es un trabajo totalmente sedentario y se nota … la próstata de maravilla, oiga, … para la que esté interesada, je, je, je. Las tormentas en mi cabeza van amainado poco a poco, todos tenemos nuestros fantasmas y el mio es un fantasma que perdurará siempre. Aparece de vez en cuando y me recuerda que mi peor castigo es que a dónde voy yo ella viene conmigo, yo también tengo un pasado y de vez en cuando aparece. La familia … no tiene remedio, mis padres van a mayores y mi hermano ni está ni se le espera.

En lo global, tiempos convulsos nos toca vivir hoy en día. Parece que nadie se pone de acuerdo en nada, política, economía, sociedad. La llegada del ultra-feminismo ha hecho despertar a la ultra-derecha que en realidad nunca se fue, ninguna de las dos partes nos traerá nada bueno a nadie. No soy partidario de ninguno de los dos así que me posiciono en contra de ambos ya que a mi no me aportan nada. Lo único que hecho de menos es la espiritualidad que podía compensar este ultra-materialismo que vivimos actualmente pero viendo como están las religiones y todos los escándalos que tienen no me extraña que los místicos como yo estemos tan solos. Somos como una gota en un desierto de dinero, posesiones, poder, lujuria, … un poquito de por favor, ¡hombre!

Personalmente y en lo que a mi me toca tengo ilusión en el futuro, por lo menos en el mio ya que es lo único que puedo controlar. Seguiré adelante con esto convencido de lo que hago que por cierto es algo que me gusta y apasiona, creo que definitivamente he encontrado mi verdadera vocación y me he hallado a mismo así que sea cuál sea el resultado continuaremos con esta aventura. Lo que sí observo en muchos comentarios es que me felicitan por mi trabajo y por continuar siendo yo mismo. Está bastante claro cuál es el camino a seguir, todos vosotros me lo indicáis con vuestros comentarios así que por ahí seguiré. Os continuaré contando como va todo.

Saludos a todos y que tengáis un buen 2.019.

Comentarios

  1. Feliz 2019 Manu y adelante con todos tus proyectos que desde luego tienen la garantía de ser muy trabajados y muy amenos para los lectores. Suerte también en lo personal y en el amor; y es cierto que aunque eres joven aún, las mujeres en torno a nuestra edad (y los hombres), van con determinadas cargas familiares que complica un poco todo más. Pero como dicen, el amor esta en el aire y en cualquier momento puede aparecer en tu vida de manera sorprendente. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por llegar y también te deseo un feliz 2.019 para ti y los tuyos.

      Eliminar
  2. Muy buena entrada querido Manu, son fechas de reflexión, de balance, gracias por compartir eso con quienes te seguimos, de sobra sabes que te deseo lo mejor, que desde que te vi por vez primera supe que grandes cosas ibas a desarrollar, eras como esa flor de la portada, que brillaba de noche, cuando nadie la veía, hoy brillas a todas horas y eres estupendo en lo que realizas en Astronomía y en literatura, yo te sigo queriendo y te sigo siguiendo... ¡Adelante y muy feliz año 2019...!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar siempre ahí. Eres maestra de pequeños y de grandes, y aunque creo que ya me voy convirtiendo en maestro siempre sigo tus consejos y apuntes. Muchos besitos y que tengas un feliz 2.019.

      Eliminar

Publicar un comentario