La Odisea de Homero.

La Odisea de Homero.

La Odisea.

(1)
Años después de Troya conquistar
Ulises a su patria no ha tornado,
y en Ítaca suponen que es finado,
mas cautivo se encuentra en mal lugar.

La ínsula de Calipso fue a alcanzar
acabando de diosa enamorado,
por irse a su patria anda muy agobiado,
pero el dios Poseidón no va a dejar.

Entretanto su esposa inquieta espera
por pretendientes viles asediada
que quieren con Penélope casarse.

Diosa Atenea vasta consejera
guía al hijo de Ulises ocultada
a noticias del padre averiguarse.

(2)
Logra a Néstor en Pilos visitar
que le da una excelente bienvenida.
Le aconseja ir a Esparta de seguida
que allí su Rey le puede relatar.

Telémaco consigue a Esparta anclar
dónde Menelao habla sin medida
que Ulises está en una isla con vida
cautivo de Calipso sin librar.

Repite muchas veces el relato
de Agamenón el rey espartano y hermano
por su esposa y el amante asesinado,

vengado por Orestes muy temprano.
En Ítaca proyectan sin recato
acabar con el príncipe agraciado.

(3)
La ojizarca Atenea solicita
al gran dios Zeus a Ulises liberar
que diligentemente ve marchar,
más la diosa Calipso se encabrita.

Ulises una balsa se habilita
que contra el litoral llega a chocar,
como siempre Atenea va a ayudar
prendando Ulises a una princesita.

La princesa feacia ayudar quiere
a sus procreadores convenciendo
que comida y refugio den deprisa,

pero la ayuda a cambio le requiere
que su aventura vaya describiendo
lo que inicia con lágrimas, sin prisa.

(4)
Salieron de gran Troya victoriosos
en nave abarrotada de guerreros,
saqueando países extranjeros,
traspasando ciclones poderosos.

Arribó a los lotófagos penosos
hombres que no se acuerdan de sus fueros.
Llegó a la isla de cíclopes muy fieros,
engendros con un solo ojo, monstruosos.

Polifemo les coge en una gruta
devorándose a algunos camaradas.
Ulises ejecuta treta astuta

confundiendo y cegando al vil gigante.
Huyen a las ovejas abrazadas
revelándose Ulises hilarante.

(5)
Polifemo su mal llora en su cueva
lanzándolo tormentos y matanza
rogando a Poseidón brutal venganza
lo que al agitador dios le subleva.

A la isla del dios Éolo les lleva
el cuál un colosal regalo lanza,
una bolsa con vientos de bonanza
para regresar a Ítaca aunque llueva.

Lo que lleva la bolsa Ulises calla
y se creen que un gran tesoro guarda.
La abren durante el viaje de regreso

soltando una borrasca muy canalla.
Hasta ocho tempestades les aguarda
poniendo más estorbo en su progreso.

(6)
Pasado ya el maligno temporal
a la tierra de maga Circe llegan,
trocándolos en cerdos les doblegan
porque a sus hombres echa un grande mal.

Por los dioses se torna a lo normal,
y Circe con Ulises amor legan.
Tras un año los socios irse ruegan
lo que Ulises acepta natural.

Con gran tristeza Circe le comenta
que baje al inframundo lo primero
para hablar con Tiresias el profeta,

que volverá a casa arduo le solventa.
Habla allí a algún difunto compañero,
llora por ver su madre la silueta.

(7)
Mares inciertos deben de surcar
eludiendo sirenas muy temibles
que gozan de canciones tan sensibles
que a los marinos logran hechizar.

Ulises a un puntal lograse atar
para oír esas voces tan terribles,
y están los marineros inaudibles
ya que logran oídos taponar.

Se asoman a un canal tras las sirenas
con Caribdis y Escila a cada lado.
Escila a seis marinos mata apenas

mientras Caribdis traga de costado.
Logran escabullirse a duras penas
con el ánimo y el cuerpo muy angustiado.

(8)
En la isla del gran dios Helios fondean
dónde pacen sus vacas tan sagradas
que son por el dios Sol asaz amadas,
y que comer los de Ítaca planean.

El sabor de la carne saborean
lo que hicieron de formas celebradas,
no podían tocar a las vacadas
lo que a un grave problema les portean.

Mueren todos en una vil tormenta
menos Ulises rey el habilidoso
que en la isla de Calipso finaliza

viviendo por siete años a su cuenta.
Su relato lo acaba así lloroso
que a los bravos feacios les hechiza.

(9)
A su patria con dones va tornando,
y Atenea de pobre le disfraza
para que vea qué halla en su gran plaza
y vaya a los rivales observando.

Comen todo y problemas van creando
pensando que a la dueña la dan caza.
Para otro trance Ulises amenaza,
y a Eumeo ayuda acaba demandando

que le da cama para pasar noche.
Atenea a Telémaco va a guiar
a que vaya una trampa rehuyendo.

Se reúnen rey e infante sin reproche
y después de un convite celebrar
a su palacio Ulises va volviendo.

(10)
Ulises probar quiere a su mujer
que su marido sigue aún con vida
y que muy pronto va a poder volver
aunque ella no le cree de seguida.

Emplea la ocasión para saber
que sirvientes están de su partida
y su esposa cansada de doler
quiere acabar de forma bien cumplida.

Una contienda grande y dura inventa
de fortaleza física y pendencia.
Arco de Ulises deben encordar

y una flecha doce hachas pasar lenta.
Él que logre tal grande trascendencia
logrará con Penélope casar.

(11)
Todos los pretendientes ya se animan
a intentar tan enorme asaz hazaña
y a pesar de otorgarse mucha maña
un mal uso del arco y flecha esgriman.

A Ulises petición no desestiman
pensando que podría ser patraña,
lo logra de manera sumo extraña
a pesar de que todos subestiman.

Se muestra retirándose el disfraz
a que se marchen dando la ocasión,
lo que ejercen deprisa solo algunos.

Se resisten los más de forma audaz
pensado en darle buena y vil lección
ya que llega en momentos importunos.

(12)
Junto con los sirvientes asaz fieles,
Telémaco y Atenea protección
se lanzan sin ninguna compasión
contra los pretendientes tan infieles.

Se produce en palacio luchas crueles
peleando en cualquier negro rincón.
Ulises mata a todos sin perdón
sin dar ninguna clase de cuarteles.

Una vez que la lucha se termina
Ulises con Penélope se junta,
mas sin reconocer permanece ella.

Pero Ulises un truco se imagina,
de cómo fabricó la cama adjunta
lográndole evocar su esposa bella.

(13)
La familia por fin está reunida,
mas los problemas no han finalizado
ya que a todos los mozos ha matado
y alguna estirpe se halla enfurecida.

Piden venganza forma muy homicida
que hace a Ulises marcharse muy alarmado,
a la casa del padre va asustado
a ocultarse y buscar una salida.

Todo apunta a mayor y vil violencia,
pero emerge Atenea la juiciosa
pidiendo que termine tan pendencia.

Aceptan una tregua muy onerosa
acabando por fin toda estridencia
volviendo la paz a Ítaca gloriosa.


Comentarios