El entorno y la soledad.


Una peonza.

He vuelto a ver algún vídeo en el que entrevistaba a un escritor conocido o famoso, no voy a decir su nombre, en el que entre otras cosas hablaba de la importancia del entorno que rodea a las personas que realizamos esta clase de trabajos. No solo se refería a los escritores, hablaba de todas aquellas personas que realizan su trabajo desde casa encerrados en una habitación, tecleando o manufacturando algún objeto para poder llevarse pan a la boca. Ya he realizado alguna entrada en el que hablaba de este tema, pero solo de pasada. La entrada de hoy va en exclusiva de este asunto.

Para las personas que realizamos estos trabajos desde casa como somos los escritores, pintores, y cualquier otra clase de personas que tiene en su hogar su oficina, tener un entorno tranquilo y equilibrado es fundamental. Que no te molesten y entiendan qué lo que realizas es un trabajo como otro cualquiera es importante, el silencio y la concentración que se necesitan como en cualquier otro trabajo es clave para el desarrollo de la tarea. Los que tienen una familia que conocen y respetan el trabajo que realizamos son un auténtico tesoro difícil de encontrar, pero son los menos. Los demás, los que no valoran estos trabajos, los que piensan que trabajar desde casa no es trabajar, los que creen que por estar en casa tienes todo el tiempo del mundo para todo, son los más.

Como a cualquier persona los avatares que suceden en el entorno personal y familiar te alteran la tarea, enfermedades, muertes, desilusiones, lo que sucede cotidianamente a cualquier otra persona nos afecta en sobremanera. Personalmente mi entorno personal y familiar no es el más adecuado ya que me ha tocado unas personas que para nada saben lo que estoy haciendo, y ni les interesa. Tampoco quita que todas esas personas sean buen gente, lo uno no va con lo otro por supuesto. Ahora mismo me está interrumpiendo mi madre la escritura de esta entrada con asuntos de la familia, es lo que hay.

Como aconsejó el escritor, y creo que no le falta razón, deberé de buscar un entorno algo más favorable y/o estable para desarrollar mi profesión aunque cambiar de entorno en un país dónde la gente como yo somos carne de cañón se me antoja ardua tarea. Acabaré viviendo solo, creo. También pienso en lo vendidos que estamos en estas profesiones porque al dejar nuestro trabajo en una habitación todo queda en manos de las personas con las que convivimos con el peligro de que en un acto de descuido deliberado, o vaya usted a saber qué, nos podemos encontrar con todo el trabajo deshecho, algún caso he conocido.

Lo que todo ésto nos lleva es a plantearnos un tipo de vida muy solitaria, de hecho todas las personas que nos dedicamos a esta clase de trabajos somos unos solitarios ya que necesitamos de la soledad para poder crear nuestras obras, ensayos, poemas, pinturas, esculturas. La soledad es esa compañera ingrata que buscamos para estar tranquilos en nuestro menester, luego cada uno se aliviará sus necesidades como pueda. Una de las cosas que suelo pensar es que si a pesar de todas las dificultades de convivencia que estoy teniendo sigo avanzando en mi trabajo el día que ya no existan esas limitaciones no sé qué es lo que voy a escribir, y en que cantidades.

Una cosa está clara, ya he cruzado todas las líneas posibles y no hay marcha atrás. Soy todo ésto y con todo ésto seguiré hasta el final de mis días, así qué creo que estoy destinado a sufrir en soledad. Particularmente no hablo con nadie de estos asuntos laborales porque nadie de mi entorno trabaja en  todo ésto, y sinceramente les da igual. Por otro lado, este blog me sirve como descarga para poder gritar al mundo lo que hago aunque no llegue a demasiada gente. Es como tirar una botella con un mensaje al mar, ya veremos quién la recibe.

Creo que es todo por el momento, hasta la siguiente entrada. Ya sabéis que tenéis los comentarios para contarme algo, un saludo a todos.

Comentarios